ClickenelCoco

Bienvenido, Te proponemos desarrollar tu potencial creativo para convertirlo en el motor de tu crecimiento personal y profesional En ClickEnElCoco interpretamos a la creatividad como la capacidad que tenemos los seres humanos para crear nuevas posibilidades de observación y acción, y al mismo tiempo trasnformarnos con ellas. A partir de esta mirada, creamos un método de desarrollo personal y de equipos que combina el coaching y el liderazgo, con base en los talentos y el potencial creativo de las personas.

La creatividad del amor antes del amor

Uno de los ámbitos más sensibles de nuestra vida son los vínculos amorosos. Durante los talleres o en los procesos personales, por lo general, aparece el desafío de hallar la forma de crear, mejorar, revitalizar, dinamizar, erotizar, etc… la pareja.

Esto tiene mucho que ver con el hecho de que en este ámbito la meta, el estado deseado, involucra al otro de forma profunda e indispensable; y esto nos genera grandes dificultades.

La pulsión que tenemos los seres humanos a estar en control para que todo resulte tal cual lo esperamos puede ser el gen de autodestrucción de cualquier relación, dado que nuestra contraparte, es un otro legítimo con sus propios gustos, prioridades, intereses, deseos y desafíos, y eso escapa a nuestra zona de influencia. Y lo que empeora el panorama es que cuando las cosas no salen como las habíamos imaginado sentimos que en algo fallamos y automáticamente ponemos en juego nuestra valía.

Por eso te propongo abordar el concepto de “pareja interna”, es decir,  entrenar la posibilidad de vivir el propósito que buscás a través de una pareja, pero por vos mism@.

¿Suena loco? Sí. ¿Parece imposible? Quizá… Pero no lo es. La otra alternativa es quedar en “efecto” resistiendo del desengaño, la infidelidad y el abandono (por sólo nombrar algunos casos típicos), esperando que llegué lo ideal.

felicidad-espiritual

 

Romper con paradigmas y creencias:

El mundo nos enseñó que “debemos encontrar nuestra media naranja”, una interpretación que nos constituye como personas incompletas que necesitan desesperadamente “completarse” con esa otra persona ideal.

También, nos dijeron -desde un paradigma de escasez- que una pareja es 50 y 50. Es decir, ponemos nuestra mitad, porque creemos que si ponemos todo nos quedamos sin nada, y el otro que se haga cargo de lo suyo.

Desde esta razonamiento, cuántas veces escuchamos frases como “se fue y se llevó una parte de mí”, “me robó el corazón”, popularizados en boleros y telenovelas. Puede parecer gracioso pero este tipo de juicios tiene un impacto enorme en nuestra autoestima, en el amor hacia nosotros mismos.

Si vamos a lo concreto, cuando el otro se va no se lleva nada de lo realmente somos; sí quizá nuestras expectativas, nuestras ilusiones, nuestra construcción de lo que queremos de esa persona pero que en definitiva no es.

Adquirimos el hábito de volcar todos nuestros anhelos por delante tapando lo que la otra persona ES para que nos cuadre perfectamente con lo que tenemos armado; lo que la “media naranja” que somos merece.

Sin embargo, cuando el otro comienza a mostrarse de manera auténtica, es decir, a salir detrás del velo que le pusimos, nos quejamos porque “cambió”!!! Y ahí ya comenzamos el duelo, mucho antes de que la pareja se termine. Porque probablemente no nos duela tanto la ausencia del que se fue, sino el hecho de que “el sueño” se terminó.

Vivir tu pareja interna te da la posibilidad de vivir las experiencias que queremos sin esperar a que otro las proporcione. Estar completos con nosotros mismos (felices, plenos, acompañados) para que cuando la pareja llegue, no se transforme en una “usina” forzada para llenar nuestros vacíos personales.

Vivir tu pareja interna te permite ponerte en acción YA y obtener, desde tu creatividad, vivencias que te llenen y generen un contexto de abundancia emocional, alineándote con el futuro deseado.

Normalmente obtenemos eso en lo que estamos enfocados: Si nos enfocamos en lo que nos falta y lo buscamos en otro, ¿cómo voy a pretender tener una relación “rica” o plena?

Podés iniciar este camino preguntándote: Si estuvieras con LA PAREJA…

¿Qué emociones transitarías?

¿Qué sensaciones?

¿Qué pensamientos tendrías sobre vos? ¿Sobre los que te rodean?

¿Cómo sería tu nivel de autoestima?

¿Cómo serían tus fines de semana? ¿Qué cosas harías?

¿Qué música le pondrías a tus días? ¿Qué colores?

¿Cómo crees que esto revitalizaría la relación con tu familia, con tus amigas y amigos, con tus pares, con tus seres queridos y con vos misma?

¿Qué permisos te darías para hacer y sentir?

¿Qué riesgos tomarías? ¿En qué ámbitos, para qué?

¿Cómo ganaría tus vínculos con esto? ¿Qué te sentirías capaz de aportar afuera?

¿Cómo sería la vida de los que te necesitan, si estuvieras enamorada de la vida y te sintieras amada por ella?

¿Quienes estarían ganando auténticamente en tu entorno?

Te dejo un poema de John Lennon que habla de esto y lo dice mucho más lindo que yo!

Nos hicieron creer que el “gran amor, sólo sucede una vez, generalmente antes de los 30 años.

No nos contaron que el amor no es accionado, ni llega en un momento determinado.

Nos hicieron creer que cada uno de nosotros es la mitad de una naranja, y que la vida sólo tiene sentido cuando encontramos la otra mitad.

No nos contaron que ya nacemos enteros, que nadie en nuestra vida merece cargar en las espaldas la responsabilidad de completarlo que nos falta.

Las personas crecen a través de la gente.

Si estamos en buena compañía es más agradable.

Nos hicieron creer en una fórmula llamada “dos en uno”:

dos personas pensando igual, actuando igual… que era eso lo que funcionaba!
No nos contaron que eso tiene un nombre: anulación.
Que sólo siendo individuos con personalidad propia 
podremos tener una relación saludable.
Nos hicieron creer que el casamiento es obligatorio 
y que los deseos fuera de término, deben ser reprimidos.
Nos hicieron creer que los lindos y flacos son más amados.
Nos hicieron creer que sólo hay una fórmula para ser feliz, 
la misma para todos, y los que escapan de ella están condenados a la marginalidad.

No nos contaron que estas fórmulas son equivocadas,frustran a las personas, son alienantes, y que podemos intentar otras alternativas.

Ah, tampoco nos dijeron que nadie nos iba a decir todo esto: cada uno lo va a tener que descubrir solito.

Y entonces, cuando estés “enamorado de ti mismo” podrás ser feliz y te enamorarás de Alguien.

Vivimos en un mundo donde nos escondemos para hacer el amor aunque la violencia se practica a plena luz del día.”

John Lennon

Share this Story

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *